Cuadro gran via antonio lopez

Cuadro gran via antonio lopez

Estrategia brillante, ¡a menos que no lo sea! || Nakamura vs Carlsen

En el caso de que cambies de opinión o, simplemente, las obras de arte no te convenzan después de recibir tu pedido, tienes un plazo de devolución/cambio de 14 días sin costes adicionales, a partir del día siguiente a la recepción del pedido.

Ten en cuenta que se trata de obras de arte, por lo que pueden estar en una exposición (en realidad, ¡esto es impresionante!). Las obras de arte que están en una exposición suelen aparecer como “no disponibles”. En el caso de que la obra se haya puesto a la venta, hay que tener en cuenta que el artista tendría que gestionar con la organización de la exposición la devolución de la obra para poder realizar el envío.

Tratamos con obras de arte, un producto único y exclusivo, y queremos que usted también lo sienta así, por ello, nuestro principal objetivo es ofrecer un servicio de atención al cliente personalizado y cercano. Estamos a su disposición en todo momento. Si tienes cualquier inquietud, duda sobre tu pedido o por cualquier motivo que necesites ponte en contacto con nosotros

Voto de la Tierra Pintura de Arena – China

Es uno de nuestros artistas más admirados y el máximo exponente del realismo español, conocido por su búsqueda del matiz preciso y por la vitalidad que le permite trabajar en un proyecto durante décadas. Te invitamos a echar un vistazo a lo más destacado de una vida dedicada en cuerpo y alma al arte.

Antonio López García nació en Tomelloso, Ciudad Real, el 6 de enero de 1936, meses antes del estallido de la Guerra Civil española. A pesar de las circunstancias, recuerda su infancia como una época feliz.

“Tenía la pintura, pero no era suficiente”. Se casa con María Moreno, también pintora, en 1961. A lo largo de la década siguiente, su visión artística se inclinará cada vez más hacia la representación objetiva del mundo real.

En 1964 comienza a impartir clases en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, labor que realiza hasta que decide dedicarse exclusivamente a su propia obra. Sin embargo, nunca ha abandonado del todo la docencia.

En 2006 presenta Madrid desde la torre de bomberos de Vallecas, su cuadro más grande hasta la fecha, y recibe el Premio Velázquez de Artes Plásticas.

Fuensanta La Moneta “Extremo Jondo” – Tráiler del DVD

Tanto antes como después del rodaje de El sol del membrillo, entre 1990 y 2003, Víctor Erice grabó a Antonio López trabajando en varias obras que realizaba en distintos puntos de Madrid, explorando lo que podía surgir del encuentro con la obra del pintor.

A partir de estos bocetos Víctor Erice concibió una instalación que presentaba los cuadros de Antonio López a través del cine; las imágenes que el artista veía mientras trabajaba en estas obras, pero añadiéndoles lo que la quietud de un cuadro no puede: sonido, movimiento y tiempo. El resultado, Fragor del mundo. Silencio de la pintura, pudo verse en 2006 en el CCCB de Barcelona y después en La Casa Encendida de Madrid durante la exposición que mostraba la trayectoria y la correspondencia de Víctor Erice y otro reconocido cineasta, Abbas Kiarostami. Se produjo un nuevo encuentro entre el arte y el cine, en el que además de esa instalación se mostró el resultado del trabajo de Antonio López en estos lugares de forma inusual. En concreto, en la exposición se mostraron los cuadros Gran Vía (1974-1981), Madrid desde Torres Blancas (1974-1982) y Madrid desde el Cerro Almodóvar (1991-1994) y las obras resultantes del rodaje de El sol del membrillo: el dibujo Árbol de membrillo (1990) y el cuadro Membrillero (1992) -en el que siguió trabajando después del rodaje-. Sabiamente, Víctor Erice subvirtió en este proyecto la forma de exponer el cine y la pintura, presentando las obras rodeadas de oscuridad, iluminadas por detrás y envolviéndolas en los sonidos ambientales recogidos en los lugares donde Antonio las pintó.

¿Un último empujón?

El artista vivo más respetado de España -es pintor y escultor- pasó por nuestra oficina y preguntó si podía pintar desde allí. Eso fue hace más de 10 años, y desde entonces ha estado trabajando allí. Hizo un cuadro en 1975 sobre la Gran Vía, que es una calle emblemática de Madrid, y quería hacer una serie, un poco más moderna, a vista de pájaro (el de 1975 se pintó a pie de calle), así que visitó nuestras oficinas y vio que encajaban con sus planes. Le dejamos libre una de las salas de reuniones. Hizo una serie de seis cuadros a vista de pájaro, y uno de ellos muestra la calle desde nuestra sala. Se puede ver el marco de nuestra ventana.

El cercano Museo Thyssen-Bornemisza, donde hacemos eventos para clientes de vez en cuando, organizó una exposición de su obra en 2011 más o menos, y la serie de seis pinturas formaba parte de ella. Organizamos un evento para clientes para visitar la exposición y él vino y se unió a nosotros para la fiesta. Había visitas guiadas y él se unía a los grupos, y podías ver al guía diciendo: “Dios mío, el artista está aquí. ¿Qué puedo decir de los cuadros?”.