Informacion de la revolucion mexicana

Informacion de la revolucion mexicana

Historia de México

La Revolución Mexicana fue un conflicto complejo y sangriento que se prolongó durante dos décadas y en el que perdieron la vida 900.000 personas. ¿Cuál fue la causa de un levantamiento tan persistente y, en última instancia, el fin justifica los medios?

Díaz era un presidente ambicioso, deseoso de convertir a México en un país industrial y modernizado. Mientras trabajaba en la implantación de una sociedad capitalista construyendo fábricas, presas y carreteras, los trabajadores rurales y los campesinos sufrían mucho.

Díaz reinó utilizando una campaña de intimidación para que los ciudadanos le apoyaran. Mientras que las libertades civiles, como la libertad de prensa, sufrieron bajo su gobierno, la mayor injusticia llegó en forma de nuevas leyes sobre la tierra.

Aunque muchos acusaron a Carranza de estar hambriento de poder, también ansiaba la paz. En la búsqueda del descanso civil formó el Ejército Constitucional y una nueva constitución en la que aceptó muchas de las demandas de los rebeldes.

Sólo en 1942, cuando los ex presidentes mexicanos subieron al escenario del Zócalo de Ciudad de México para mostrar su apoyo a Gran Bretaña y Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, los ciudadanos de México vieron su primer atisbo de solidaridad política y un país finalmente unido.

Quién ganó la revolución mexicana

La Revolución Mexicana, que comenzó el 20 de noviembre de 1910 y se prolongó durante una década, está reconocida como la primera gran revolución política, social y cultural del siglo XX.  Para entender mejor esta guerra civil que duró una década, ofrecemos una visión general de los principales actores de los bandos enfrentados, materiales de fuentes primarias para el análisis de puntos de vista, discusión de cómo las artes reflejaron la época y enlaces a Chronicling America, una base de datos digital gratuita de periódicos históricos, que cubre este período con gran detalle.

Antes de la llegada de los conquistadores europeos, la región que ahora se conoce como México albergaba uno de los imperios más avanzados del mundo: los aztecas. Tras un brutal periodo de colonialismo y eventual conquista en 1521, los ciudadanos más poderosos eran europeos, nacidos en España o los peninsulares que vivían en el Nuevo Mundo. Tres siglos después, en 1821, finalizó la guerra de la Independencia (iniciada en 1810), liberando a México de la Nueva España. Fue una guerra que, sin embargo, benefició principalmente a la minoría criolla (clase alta de sangre española). Un siglo más tarde, en 1910, la mayoría de la población de México era mestiza, mitad indígena y mitad de sangre española, y estos pueblos indígenas volvieron a levantarse en una violenta lucha armada, la Revolución Mexicana.

México en 1800

La Revolución Mexicana, que comenzó el 20 de noviembre de 1910 y continuó durante una década, es reconocida como la primera gran revolución política, social y cultural del siglo XX.  Para entender mejor esta guerra civil que duró una década, ofrecemos una visión general de los principales actores de los bandos enfrentados, materiales de fuentes primarias para el análisis de puntos de vista, discusión de cómo las artes reflejaron la época y enlaces a Chronicling America, una base de datos digital gratuita de periódicos históricos, que cubre este período con gran detalle.

Antes de la llegada de los conquistadores europeos, la región que ahora se conoce como México albergaba uno de los imperios más avanzados del mundo: los aztecas. Tras un brutal periodo de colonialismo y eventual conquista en 1521, los ciudadanos más poderosos eran europeos, nacidos en España o los peninsulares que vivían en el Nuevo Mundo. Tres siglos después, en 1821, finalizó la guerra de la Independencia (iniciada en 1810), liberando a México de la Nueva España. Fue una guerra que, sin embargo, benefició principalmente a la minoría criolla (clase alta de sangre española). Un siglo más tarde, en 1910, la mayoría de la población de México era mestiza, mitad indígena y mitad de sangre española, y estos pueblos indígenas volvieron a levantarse en una violenta lucha armada, la Revolución Mexicana.

La revolución mexicana se simplifica en exceso

Tal vez porque se mantuvo distintivamente nacional y autónoma, sin pretender una validez universal y sin hacer ningún intento de exportar sus doctrinas, la Revolución Mexicana ha permanecido globalmente anónima en comparación con, por ejemplo, las revoluciones rusa, china y cubana. Sin embargo, en cualquier escala Richter de sismología social, la Revolución Cubana fue un asunto pequeño comparado con su homóloga mexicana. Tanto en términos absolutos como relativos, en México lucharon más personas, murieron más, se vieron afectadas por los combates y se destruyeron más cosas. Sin embargo, a diferencia de Cuba, el resultado fue muy ambivalente: los académicos siguen debatiendo (a menudo de forma bastante estéril) si la Revolución Mexicana se dirigió contra un régimen “feudal” o “burgués”, cómo debe calificarse el carácter del régimen revolucionario y, por tanto, si (en términos de su resultado) la “revolución” fue una revolución “real” en absoluto, digna de figurar entre las “Grandes Revoluciones” de Crane Brinton.

La Revolución Mexicana comenzó como un movimiento de protesta de la clase media contra la prolongada dictadura de Porfirio Díaz (1876-1911). Como muchos de los gobernantes mexicanos del siglo XIX, Díaz era un oficial del ejército que había llegado al poder mediante un golpe de estado. Sin embargo, a diferencia de sus predecesores, estableció un sistema político estable, en el que la Constitución de 1857, formalmente representativa, fue obviada, los jefes políticos locales (caciques) controlaron las elecciones, la oposición política y el orden público, mientras que un puñado de familias poderosas y sus clientes monopolizaron el poder económico y político en las provincias.