Manifestaciones artisticas de egipto

Manifestaciones artisticas de egipto

Artistas egipcios

El simbolismo impregnaba el arte egipcio y desempeñaba un papel importante en el establecimiento de un sentido del orden. La indumentaria del faraón, por ejemplo, representaba su poder para mantener el orden. Los animales también eran figuras muy simbólicas en el arte egipcio. Algunos colores eran expresivos[44].

El antiguo lenguaje egipcio tenía cuatro términos básicos de color: kem (negro), hedj (blanco/plata), wadj (verde/azul) y desher (rojo/naranja/amarillo). El azul, por ejemplo, simbolizaba la fertilidad, el nacimiento y las aguas vivificantes del Nilo[45] El azul y el verde eran los colores de la vegetación y, por tanto, del rejuvenecimiento.  Osiris podía mostrarse con la piel verde; en la XXVI Dinastía, las caras de los ataúdes se coloreaban a menudo de verde para ayudar al renacimiento.

Este simbolismo del color explica la popularidad de la turquesa y la loza en el equipamiento funerario. El uso del negro para las figuras reales expresaba igualmente el fértil suelo aluvial[44] del Nilo del que nació Egipto, y tenía connotaciones de fertilidad y regeneración. De ahí que las estatuas del rey como Osiris lo mostraran a menudo con la piel negra. El negro también se asociaba a la vida de ultratumba, y era el color de deidades funerarias como Anubis.

Antiguo Egipto

El arte del antiguo Egipto incluye la pintura, la escultura, la arquitectura y otras artes producidas por la civilización del bajo valle del Nilo desde el año 5000 a.C. hasta el 300 d.C. El arte del antiguo Egipto alcanzó una considerable sofisticación en la pintura y la escultura, y era muy estilizado y simbólico. Gran parte del arte que se conserva procede de tumbas y monumentos; de ahí el énfasis en la vida después de la muerte y la conservación del conocimiento del pasado. En un sentido más estricto, el arte del Antiguo Egipto se refiere al arte de la segunda y tercera dinastía desarrollado en Egipto desde el año 3000 a.C. hasta el siglo III. La mayoría de los elementos del arte egipcio se mantuvieron notablemente estables a lo largo de este periodo de 3.000 años, con relativamente poca influencia exterior. La calidad de la observación y la ejecución comenzó a un alto nivel y se mantuvo así durante todo el periodo.

El antiguo Egipto pudo prosperar gracias a su ubicación en el río Nilo, que se inunda a intervalos predecibles, lo que permite un riego controlado y proporciona un suelo rico en nutrientes favorable para la agricultura.  La mayor parte de la población y las ciudades de Egipto se encuentran en las partes del valle del Nilo al norte de Asuán, y casi todos los lugares culturales e históricos del Antiguo Egipto se encuentran en las orillas del río. El Nilo desemboca en un gran delta que desemboca en el mar Mediterráneo. Los pobladores de la zona lograron producir un excedente de cultivos comestibles, lo que a su vez provocó un aumento de la población. Las inundaciones y reflujos regulares del río también son responsables de la diversidad de recursos naturales de la región.

Loza egipcia

Arte del antiguo EgiptoLa máscara de Tutankamón; c. 1327 a.C.; oro, vidrio y piedras semipreciosas; altura: 54 cm (21 in); Museo Egipcio (El Cairo)La Gran Pirámide de Giza, construida entre c. 2580-2560 a.C. durante el periodo del Viejo Reino

El arte egipcio antiguo se refiere al arte producido en el antiguo Egipto entre el sexto milenio a.C. y el siglo IV d.C., abarcando desde el Egipto prehistórico hasta la cristianización del Egipto romano. Incluye pinturas, esculturas, dibujos en papiro, loza, joyas, marfiles, arquitectura y otros medios artísticos. También es muy conservador: el estilo artístico cambió muy poco a lo largo del tiempo. Gran parte del arte que se conserva procede de tumbas y monumentos, lo que permite conocer mejor las creencias del antiguo Egipto sobre el más allá.

En el idioma egipcio antiguo no existía la palabra “arte”. Las obras de arte tenían un propósito esencialmente funcional que estaba ligado a la religión y la ideología. Representar un tema en el arte era darle permanencia. Por lo tanto, el arte del antiguo Egipto representaba una visión idealizada e irreal del mundo. No existía una tradición significativa de expresión artística individual, ya que el arte servía a un propósito más amplio y cósmico de mantener el orden (Ma’at).

Obras de arte griegas

Cuando se piensa en el arte del antiguo Egipto, lo más probable es que nos venga a la mente la Gran Esfinge de Giza o las Pirámides, y aunque la arquitectura y las estatuas egipcias son ciertamente muy impresionantes, son sólo una pequeña parte de una cultura artística muy intrincada pero específica. A los egipcios les encantaba pintar, dibujar y tallar, utilizando pigmentos minerales para crear rojos, dorados, verdes, azules y negros brillantes. A continuación solían recubrirlos con un barniz que ha permitido que muchos objetos duren notablemente.

El estilo es muy característico, generalmente basado en los faraones, las esfinges y los numerosos dioses egipcios. Las creaciones artísticas, más funcionales que bellas, servían para albergar a los espíritus y a los dioses, como regalos para el más allá o para apaciguar a un faraón, y el tema del equilibrio prevalecía en todo momento. La historia de su arte es casi tan antigua como la de la propia civilización del Antiguo Egipto y cambió muy poco a lo largo de los 3.000 años que la sociedad reinó sobre el río Nilo. Tal vez por eso es muy fácil, incluso para el ojo inexperto, fijarse en una obra de arte de la época.