Pinturas mexicanas y su descripcion

Pinturas mexicanas y su descripcion

La columna rota

En la zona geográfica que hoy se conoce como México se desarrollaron varios tipos de artes visuales. El desarrollo de estas artes sigue a grandes rasgos la historia de México, dividida en la época prehispánica mesoamericana, el periodo colonial, con el periodo posterior a la Guerra de Independencia de México, el desarrollo de la identidad nacional mexicana a través del arte en el siglo XIX, y el florecimiento del arte moderno mexicano tras la Revolución Mexicana (1910-1920).

El arte mesoamericano es el producido en una zona que abarca gran parte de lo que hoy es el centro y el sur de México, antes de la conquista española del Imperio Azteca, durante un periodo de unos 3.000 años, desde que el arte mexicano puede ser brillante y colorido esto se llama encopedado. Durante este tiempo, todas las influencias en la producción de arte eran indígenas, y el arte estaba fuertemente ligado a la religión y a la clase dirigente. Había poca o ninguna distinción real entre el arte, la arquitectura y la escritura. La conquista española dio lugar a 300 años de dominio colonial español, y la producción de arte siguió vinculada a la religión: la mayor parte del arte estaba asociada a la construcción y decoración de iglesias, pero el arte secular se expandió en el siglo XVIII, especialmente las pinturas de casta, los retratos y la pintura histórica. Casi todo el arte producido era de tradición europea, con artistas de la última época colonial formados en la Academia de San Carlos, pero los elementos indígenas permanecieron, iniciando un continuo acto de equilibrio entre las tradiciones europeas e indígenas[1].

Autorretrato con collar de espinas y colibrí

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón, como aparece su nombre en el acta de nacimiento, nació el 6 de julio de 1907 en la casa de sus padres, conocida como La Casa Azul, en Coyoacán. En aquella época, esta era una pequeña ciudad en las afueras de Ciudad de México.

Kahlo afirmaba que su padre era de ascendencia judía y húngara, pero un libro de 2005 sobre Guillermo Kahlo, Fridas Vater (Schirmer/Mosel, 2005), afirma que descendía de una larga línea de luteranos alemanes.

Guillermo Kahlo se embarcó en México en 1891 a la edad de diecinueve años y, a su llegada, cambió su nombre alemán, Wilhelm, por su equivalente español, “Guillermo”. A finales de la década de 1930, ante el aumento del nazismo en Alemania, Frida reconoció y reivindicó su herencia alemana deletreando su nombre, Frieda (una alusión a “Frieden”, que significa “paz” en alemán).

La madre de Frida, Matilde Calderón y González, era una devota católica de ascendencia principalmente indígena, además de española. Los padres de Frida se casaron poco después de la muerte de la primera esposa de Guillermo durante el nacimiento de su segundo hijo. Aunque su matrimonio fue bastante infeliz, Guillermo y Matilde tuvieron cuatro hijas, siendo Frida la tercera. Tenía dos medias hermanas mayores. Frida comentó en una ocasión que creció en un mundo rodeado de mujeres. Sin embargo, durante la mayor parte de su vida, Frida permaneció cerca de su padre.

Diego rivera

Frida Kahlo (6 de julio de 1907 – 13 de julio de 1954) fue una pintora mexicana que alcanzó gran popularidad internacional. Pintó utilizando colores vibrantes en un estilo influenciado por las culturas indígenas de México, así como por influencias europeas que incluyen el realismo, el simbolismo y el surrealismo. Muchas de sus obras son autorretratos que expresan simbólicamente su propio dolor y sexualidad.

En 1929 Kahlo se casó con el muralista mexicano Diego Rivera. Aunque durante mucho tiempo ha sido reconocida como una pintora importante, el conocimiento de su obra por parte del público se ha extendido desde la década de los 70. Su casa “Azul” en Coyoacán, Ciudad de México, es un museo, donado por Diego Rivera a su muerte en 1957. (De Wikipedia)

Las pinturas mexicanas más famosas

Antes de la conquista española en el siglo XVI, México pertenecía a una región que ahora se conoce como Mesoamérica. El arte mesoamericano estaba fuertemente basado en la naturaleza, la realidad política circundante y los dioses. Tras la conquista española, el arte en México se utilizó principalmente como medio para propagar el cristianismo. Sin embargo, después de que México obtuviera su independencia de España en 1821, el arte de la nación presentó a los héroes de su independencia; y los temas indígenas empezaron a aparecer en pinturas y esculturas. La Revolución Mexicana, que tuvo lugar entre 1910 y 1920, transformó radicalmente la cultura mexicana y afectó profundamente al arte mexicano. El movimiento del muralismo mexicano dominó entonces la escena del arte mexicano; y desde la década de 1920 hasta la de 1970, se crearon numerosos murales con mensajes nacionalistas, sociales y políticos en edificios públicos. El arte mexicano ha seguido evolucionando con artistas que exploran territorios desconocidos y forjan su propia identidad al margen de las influencias europeas. He aquí las 10 pinturas más famosas de artistas mexicanos.