Que es una instalación artistica

Que es una instalación artistica

Pinturas

El arte de la instalación es un género artístico de obras tridimensionales que a menudo son específicas del lugar y están diseñadas para transformar la percepción de un espacio. Por lo general, el término se aplica a los espacios interiores, mientras que las intervenciones exteriores suelen denominarse arte público, land art o intervención artística; sin embargo, los límites entre estos términos se solapan.

La instalación artística puede ser temporal o permanente. Las obras de arte de instalación se han construido en espacios de exposición como museos y galerías, así como en espacios públicos y privados. El género incorpora una amplia gama de materiales cotidianos y naturales, que a menudo se eligen por sus cualidades “evocadoras”, así como nuevos medios como el vídeo, el sonido, la performance, la realidad virtual inmersiva e Internet. Muchas instalaciones son específicas para el lugar, ya que están diseñadas para existir sólo en el espacio para el que fueron creadas, apelando a las cualidades evidentes en un medio de inmersión tridimensional. Colectivos artísticos como el Exhibition Lab del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York crearon entornos para mostrar el mundo natural en un medio lo más realista posible. Asimismo, Walt Disney Imagineering empleó una filosofía similar al diseñar los múltiples espacios inmersivos de Disneylandia en 1955. Desde su aceptación como disciplina independiente, se crearon varias instituciones centradas en el arte de la instalación. Entre ellas se encuentran la Mattress Factory de Pittsburgh, el Museum of Installation de Londres y el Fairy Doors de Ann Arbor, MI, entre otras.

Arte callejero

El arte contemporáneo tiende a centrarse en la forma en que el espectador experimenta la obra y, en particular, en la idea dominante que se esconde detrás. Una forma totalmente innovadora de arte contemporáneo llamada instalaciones artísticas tiene la capacidad exacta de permitir a los espectadores sumergirse en determinadas obras de arte. Este género artístico es único por la forma en que representa el concepto y el diseño de la obra de arte. Exploremos las principales características de las instalaciones artísticas, que las hacen tan especiales en el mundo del arte.

La esencia de este fenómeno artístico queda muy bien reflejada en las palabras del famoso crítico y artista Illya Kabakov: “[Uno] es simultáneamente “víctima” y espectador, que por un lado examina y evalúa la instalación, y por otro, sigue las asociaciones, los recuerdos que surgen en él”.

Los artistas contemporáneos suelen crear instalaciones artísticas en medios mixtos. Las obras pueden incluir pintura y escultura, así como texto, música y luz. Los componentes de vídeo y audio suelen servir como material complementario para interactuar con los espectadores.

Arte de la apropiación

Los orígenes y las raíces del arte de la instalación se asocian a menudo con el arte conceptual, remontándose a artistas como Marcel Duchamp y su innovador enfoque de presentar sus readymades; en concreto, la controvertida pieza del urinario llamada Fuente de 1917. Otras influencias tempranas que se considera que han allanado el camino para el desarrollo del arte de la instalación como tal, incluyen las exposiciones vanguardistas de Dada, varias obras y arte de ensamblaje que llenaban notablemente salas enteras, las teorías del espacialismo, e incluso algunas piezas de John Cage. De hecho, antes de que recibiera ese nombre, la primera versión de este movimiento artístico pionero se denominó “environment”, iniciado por el artista estadounidense Allan Kaprow en 1957. No fue hasta la década de 1970 cuando el término Instalación comenzó a emplearse para describir obras que tienen en cuenta la experiencia sensorial del espectador en su totalidad, o que básicamente llenan toda una sala de una galería, dejando el espacio y el tiempo como sus únicas constantes dimensionales.

Arte público

Al crear un espacio envolvente, a menudo con un espectador en movimiento, las obras de arte de instalación también pueden actuar para “guiar a un individuo a través” de un encuentro en evolución, y los individuos pueden experimentar varias emociones o evaluaciones dentro de una experiencia. Por ejemplo, un espacio puede estar diseñado para revelar lentamente nuevas características. Las obras de arte también pueden requerir cierta aclimatación o concienciación de los diferentes sentidos. Los artistas también pueden anticipar yuxtaposiciones que podrían dar lugar a una respuesta mixta (positiva y negativa) o cambiada. Uno puede sentir una incomodidad u opresión inicial, por ejemplo, una luz demasiado brillante como en Eliasson, o asco al enfrentarse a un animal embalsamado (Hirst), seguido de alivio, interés o apreciación estética.

También son estas características, junto con la cognición, la reflexión y las respuestas corporales/afectivas, las que pueden suponer una dificultad especial para los espectadores, que pueden esperar enfrentarse a requisitos de valoración formal o de comprensión del contenido y, por tanto, no estar preparados para una experiencia perspicaz, introspectiva o cambiante. También es posible que ciertas respuestas no coincidan con todos los ejemplos de arte; por ejemplo, Christo sostenía que sus obras no debían tener significados más profundos que la experiencia sensorial (Martinique, 2016). Por supuesto, estos significados pueden diferir entre los espectadores, y solo algunas respuestas pueden ser más o menos agradables, comprometidas o significativas.